Seleccionar página
Vamos a preparar unos muslitos de pollo al horno súper jugosos como los haría tu abuela (pero sin ajo ni cebolla para que no repita y aun así… ¡increíblemente deliciosos!).
Ingredientes
  • Muslos de pollo
  • Zanahorias (mínimo 4)
  • Tomate (1 o 2 si es muy pequeño)
  • Patatas (4-5 depende del tamaño)
  • Sal rosa del Himalaya
  • Orégano
  • Pimienta negra
Tiempo de preparación: 2h.

Instrucciones paso a paso

Paso 1
Empezamos precalentando el horno a 200-220 grados. En una bandeja de horno grande echamos un chorrito de aceite de oliva, lo justo para que una capita fina cubra todo.
Paso 2
Cortamos zanahorias en juliana, cuantas más mejor. Y un tomate pelado en daditos, lo mezclamos todo con sal rosa del Himalaya, un poco de pimienta y orégano. Después, cortamos las patatas, que queden finitas e irregulares, volvemos a echar sal, orégano y pimienta, y un poquito de aceite. Mezclamos todo bien, da igual si se quedan trozos de tomate y zanahoria sobre las patatas, que sea una buena mezcla.
Paso 3
Ya tenemos lista la camita para el pollo. Lo colocamos encima, con la piel hacia arriba y le untamos un poco de aceite, poquito, y orégano. Tapamos toda la fuente con papel de aluminio y lo metemos una hora al horno.
Paso 4
Pasada esa hora, lo sacamos para retirar el papel de aluminio, pinchamos el pollo para comprobar que ya está blandito, si no es así tápalo unos 15 minutos más. Si ya está, lo metemos sin tapar entre 15-20 minutos para que se tueste bien la piel.
Paso 5
Si te gustan las patatas tostaditas por arriba, saca el pollo y deja las patatas solas durante 15 minutos más y vuelve a meter el pollo con las patatas 5 minutos más con el horno ya apagado.
¡Así de fácil! ¡Buen provecho!

Te puede interesar:

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Pin It on Pinterest